Make your own free website on Tripod.com

     De acuerdo al tipo de átomo que participan en los enlaces químicos, éstos se clasifican de la siguiente manera:

Enlace Iónico o Electrovalente: Enlace formado por las atracciones electrostáticas entre iones formados por una trasferencia de electrones. Ejemplo:

Na+Cl-
Enlace Covalente: Enlace entre átomos por compartición de un par de electrones. Ejemplo: Cl2

Cl:Cl
Enlace Metálico: Unión entre átomos en la cual éstos están dispuestos en estructuras compactas tridimensionales. Los electrones exteriores de estos átomos se pueden mover a lo largo de la estructura y la mantienen unida. Ejemplo: Fe.

Dentro del Enlace Covalente se pueden citar tres subdivisiones:
Enlace Covalente No Polar o Puro: El par de electrones se distribuye equitativamente entre los átomos. Ejemplo: I2
Enlace Covalente Polar: El par de electrones no se encuentra distribuido equitativamente entre los átomos. Ejemplo: H:F
Enlace Covalente Coordinado: Uno de los átomos “dona” el par de electrones para formar el enlace. Ejemplo: Amoníaco que se protona para formar ión amonio.

:NH3 + H+ [H:NH3]+

Basado en la diferencia de electronegatividad entre los átomos que forman el enlace puede predecirse el tipo de enlace que se formará: 
Si la diferencia de electronegatividades es mayor que 2, se formará un enlace íonico 
Si la diferencia de electronegatividades es mayor que 0.5 y menor a 2.0, el enlace formado será covalente polar. 
Si la diferencia de electronegatividades es menor a 0.5 el enlace será covalente puro (o no polar).

Ejemplo:
    ¿Qué tipo de enlace se formará entre H y O?

    Según la Tabla de Electronegatividades de Pauli, el Hidrógeno tiene una Electronegatividad de 2.2 y el Oxígeno 3.44, por lo tanto la diferencia de electronegatividades será:

3.44 - 2.2 = 1.24

1.24 es menor que 2.0 y mayor que 0.5. Por lo tanto, el enlace será Covalente Polar.

    El comportamiento químico de los sólidos, líquidos y gases que nos rodean está determinado por las formas en que los átomos se unen entre sí, lo que a su vez depende de las interacciones entre sus electrones más externos. Los electrones pueden transferirse de un átomo a otro (enlace iónico), compartirse entre átomos vecinos (enlace covalente) o moverse libremente de átomo en átomo (enlace metálico). El moderno conocimiento de la estructura y comportamiento de la materia a escala atómica explica con éxito las propiedades de la materia a gran escala. La siguiente tabla muestra un resúmen muy ilustrativo de los tres tipos de enlaces que existen:

    [Indice Unidad 3]